LA PAREJA DE HECHO EN ESPAÑA

Pareja de hecho

En España, la pareja de hecho se refiere a dos personas que mantienen una relación de convivencia estable y pública, con una voluntad de permanencia similar al matrimonio, pero sin estar casados legalmente. La ley española reconoce derechos y obligaciones a las parejas de hecho, aunque estos pueden variar según la comunidad autónoma, ya que la regulación específica se encuentra descentralizada.

Para constituirse como pareja de hecho, generalmente se requiere inscribirse en un registro específico de parejas de hecho que suele estar gestionado por el ayuntamiento correspondiente o por la comunidad autónoma. Los requisitos y beneficios pueden variar según la región, pero por lo general implican:

  • Convivencia: Deben convivir de manera estable y demostrar públicamente su relación.
  • Voluntad de permanencia: Ambas partes deben expresar su voluntad de formar una familia o de mantener una relación estable similar al matrimonio.
  • No estar casados ni ser pareja de hecho de otra persona.
  • Cumplir con los requisitos específicos establecidos por la comunidad autónoma donde se inscriban.

Los derechos y beneficios de las parejas de hecho pueden incluir aspectos relacionados con la herencia, la pensión de viudedad, la fiscalidad, la seguridad social, la adopción y la asistencia sanitaria, entre otros. Es recomendable verificar la legislación vigente en la comunidad autónoma correspondiente para obtener información detallada sobre los derechos y obligaciones de las parejas de hecho en esa región.

La crisis de la pareja de hecho.

La «crisis» en una pareja de hecho puede surgir por diversas razones, similares a las que pueden afectar a un matrimonio. Algunos factores comunes que pueden desencadenar tensiones o conflictos en una pareja de hecho incluyen:

  • Comunicación deficiente: La falta de comunicación efectiva puede generar malentendidos, resentimientos y distancia emocional entre ambas partes.
  • Problemas financieros: Las dificultades económicas pueden generar estrés y tensiones en la convivencia, especialmente si no se gestionan adecuadamente.
  • Diferencias en valores o expectativas: Cuando las metas y expectativas de cada uno no están alineadas, pueden surgir conflictos sobre aspectos importantes de la vida, como la crianza de los hijos, el trabajo, el ocio, etc.
  • Rutina y aburrimiento: La monotonía en la relación puede llevar a la falta de interés, la pérdida de conexión emocional y a que la pareja se sienta distante.
  • Problemas familiares o de terceros: Las tensiones con familiares o amigos, así como la influencia externa en la relación, pueden afectar la estabilidad de la pareja.
  • Infidelidad: La falta de fidelidad puede causar una crisis profunda en la confianza y la estabilidad de la relación.

En una pareja de hecho, afrontar una crisis puede requerir diálogo, comprensión, compromiso y, en ocasiones, la búsqueda de ayuda externa como terapia de pareja. La voluntad de ambas partes para trabajar en la relación es fundamental para superar los desafíos.

Recuerda que cada pareja es única, y lo que funciona para una no siempre es aplicable a otra. Identificar las causas específicas de la crisis y abordarlas con empatía y respeto puede ser clave para superar los obstáculos y fortalecer la relación.

Medidas en la ruptura de la pareja de hecho.

La disolución de una pareja de hecho puede ser un proceso complejo, especialmente cuando hay aspectos legales y económicos que deben resolverse. Aunque las medidas específicas pueden variar según la legislación de cada país o región, en el caso de España, algunas medidas comunes a considerar en la ruptura de una pareja de hecho incluyen:

  • Acuerdo de separación: Es importante establecer un acuerdo que defina cómo se dividirán los bienes adquiridos durante la convivencia y cómo se manejarán las deudas.
  • Uso de la vivienda: En ocasiones, se deben tomar decisiones sobre quién permanecerá en la vivienda compartida después de la separación.
  • Custodia de hijos: Si hay hijos involucrados, es fundamental establecer un acuerdo sobre la custodia, visitas y manutención de los niños, así como la contribución económica de cada parte.
  • Pensión compensatoria: En algunos casos, puede existir la posibilidad de una pensión compensatoria si una de las partes ha estado económicamente perjudicada tras la ruptura.
  • Registro de parejas de hecho: Dependiendo de la comunidad autónoma en España, puede ser necesario formalizar la extinción de la pareja de hecho en el registro correspondiente para dar por finalizada legalmente la unión.
  • Asesoramiento legal: Buscar asesoramiento legal puede ser crucial para comprender los derechos y obligaciones de cada parte y asegurarse de que se cumplan las leyes vigentes en el momento de la separación.

Es fundamental abordar la ruptura de manera colaborativa, tratando de llegar a acuerdos amistosos siempre que sea posible. En caso de desacuerdos o conflictos, recurrir a la mediación o buscar asesoramiento legal puede ayudar a encontrar soluciones justas y equitativas para ambas partes.

La pensión compensatoria en la pareja de hecho.

En el caso de las parejas de hecho en España, la pensión compensatoria no se otorga automáticamente como en los casos de divorcio en matrimonios. Sin embargo, en algunas circunstancias específicas y dependiendo de la legislación de la comunidad autónoma correspondiente, podría haber la posibilidad de solicitar una compensación económica tras la ruptura de la pareja de hecho.

La pensión compensatoria en una pareja de hecho se considera de forma más limitada que en un matrimonio, ya que no existe una regulación específica a nivel nacional y las leyes varían entre las diferentes regiones de España. Por lo tanto, las condiciones para obtener esta pensión pueden ser más restrictivas y su concesión puede depender de diversos factores, como:

  1. Duración de la convivencia: En algunas comunidades autónomas, se puede considerar la duración de la convivencia para determinar si procede una compensación económica.
  2. Desequilibrio económico: Se podría evaluar si hay un claro desequilibrio económico entre las partes tras la ruptura, y si uno de los miembros se ha visto económicamente perjudicado como resultado de la convivencia frente al otro que se ha visto favorecido
  3. Contribución económica o laboral durante la convivencia: Se podría tener en cuenta la contribución económica o laboral realizada por cada miembro durante la relación de pareja.
  4. Circunstancias particulares: También se pueden considerar circunstancias específicas de la pareja y de cada miembro al evaluar la posibilidad de una pensión compensatoria.

Es importante tener en cuenta que la pensión compensatoria para parejas de hecho no es un derecho automático y suele requerir una evaluación detallada de cada caso por parte de las autoridades judiciales. Por ello, si se considera necesaria, se recomienda buscar asesoramiento legal para entender las posibilidades y condiciones aplicables en la región específica donde se haya registrado la pareja de hecho.

Artículos relacionados

Pareja de hecho
Familia
Abogado

LA PAREJA DE HECHO EN ESPAÑA

En España, la pareja de hecho se refiere a dos personas que mantienen una relación de convivencia estable y pública, con una voluntad de permanencia

Leer más »
Scroll al inicio
Tu despacho de abogados

Le llamamos

Cumplimente el siguiente formulario y nos ponemos en contacto con Ud.

× ¿Cómo puedo ayudarte?