LA RESPONSABILIDAD CIVIL

Tu despecho de confianza

La responsabilidad civil en España se refiere a la obligación legal de reparar el daño causado a otra persona o a su propiedad. En términos generales, puede surgir por acciones negligentes, ilícitas o por incumplimiento de contratos.

CONTRACTUAL. POR INCUMPLIMIENTO DE CONTRATO.

En España, la responsabilidad contractual está regulada principalmente por el Código Civil y por el Código de Comercio. La responsabilidad contractual se refiere a las obligaciones que surgen de los contratos entre las partes involucradas.

Principios Generales:

1. Artículo 1.100 del Código Civil. Establece que las partes están obligadas a cumplir con los términos del contrato, y si no lo hacen, pueden ser responsables por incumplimiento contractual.

2. Principio de Buena Fe. Las partes deben actuar de manera honesta y de buena fe en la celebración y ejecución del contrato.

Incumplimiento Contractual.

1. Artículo 1.101 del Código Civil. Detalla que cuando una de las partes no cumple con lo pactado, la otra puede exigir el cumplimiento o la resolución del contrato, así como una indemnización por daños y perjuicios.

2. Artículo 1.124 del Código Civil. Establece los requisitos para poder resolver un contrato por incumplimiento de una de las partes.

Indemnización por Incumplimiento:

1. Artículo 1.101 del Código Civil. Permite solicitar una indemnización por los daños y perjuicios sufridos a causa del incumplimiento contractual.

2.Artículo 1.106 del Código Civil. Establece que la indemnización debe cubrir el daño efectivamente causado y el lucro cesante, es decir, la pérdida de beneficios que se esperaban obtener si el contrato se hubiera cumplido.

RESPONSABILIDAD POR NEGLIGENCIA.

La responsabilidad civil por negligencia es un principio legal que implica la obligación de una persona o entidad de compensar los daños o perjuicios causados a otra parte debido a un comportamiento descuidado o imprudente. En términos generales, la negligencia se define como la falta de cuidado razonable que una persona prudente habría ejercido en circunstancias similares.

Elementos clave de la responsabilidad por negligencia:

Deber de cuidado: Existe un deber implícito o explícito de actuar con cierto nivel de cuidado, que puede variar según la situación y la relación entre las partes.

Incumplimiento del deber: La persona o entidad acusada no cumple con el nivel de cuidado requerido.

Causa directa: La falta de cuidado es la causa directa de los daños o perjuicios sufridos por la otra parte.

Daños o perjuicios: Se deben haber sufrido pérdidas económicas, físicas o psicológicas demostrables como resultado del comportamiento negligente.

Ejemplos de responsabilidad civil por negligencia:

Negligencia médica: Un médico comete un error durante una cirugía que causa daños adicionales al paciente.

Accidentes automovilísticos: Un conductor distraído causa un accidente debido a su negligencia al no obedecer las reglas de tráfico.

Responsabilidad de propietarios: Un propietario que no mantiene adecuadamente su propiedad y esto causa lesiones a un visitante.

En España, la responsabilidad civil por negligencia está regulada por el Código Civil y se rige por los principios generales del derecho. La persona que sufre daños debido a la negligencia de otra tiene derecho a buscar una compensación por esos daños, ya sea a través de un acuerdo extrajudicial o mediante una acción legal.

Recomendaciones:  Si crees que has sufrido daños debido a la negligencia de otra persona o entidad, es fundamental buscar asesoramiento legal. Los abogados especializados en responsabilidad civil pueden evaluar tu caso, determinar la viabilidad de una reclamación y ayudarte a buscar la compensación adecuada por los daños sufridos.

PRESCRIPCIÓN.

Antes de reclamar el incumplimiento de un contrato es necesario tener en cuenta los plazos de prescripción.  En España, la prescripción de la acción judicial es el plazo establecido por ley dentro del cual se puede ejercer una acción legal ante los tribunales para reclamar un derecho. El plazo de prescripción varía dependiendo del tipo de acción o del derecho en cuestión, y está regulado por el Código Civil y otras leyes específicas. Aquí tienes algunos ejemplos:

Prescripción según el Código Civil:

Acciones Personales Ordinarias: El plazo general de prescripción es de 5 años, según el artículo 1964 del Código Civil. Esto aplica a la mayoría de las acciones civiles que no tengan un plazo específico establecido por ley.

Acciones sobre Cumplimiento de Contratos: Si se trata de acciones para reclamar el cumplimiento o incumplimiento de un contrato, generalmente el plazo es de 5 años a partir del momento en que se pudo ejercer la acción.

Acciones por Responsabilidad Extracontractual: En casos de daños y perjuicios no derivados de un contrato, el plazo es de 1 año desde que se tiene conocimiento del daño.

Otros Plazos Específicos:

Deudas: Las deudas tienen un plazo de prescripción de 5 años, pero este plazo puede variar según el tipo de deuda.

Delitos y Faltas: En el ámbito penal, hay diferentes plazos de prescripción para los delitos, que pueden ir desde pocos años hasta décadas, dependiendo de la gravedad del delito.

Hipotecas: Existen plazos específicos para reclamar derechos relacionados con hipotecas que pueden variar según la situación y la legislación aplicable.

Es esencial tener en cuenta que estos plazos pueden variar debido a circunstancias específicas, acuerdos entre las partes o cambios en la legislación. También puede haber situaciones en las que la interrupción de la prescripción (por ejemplo, a través de una reclamación extrajudicial) afecte el tiempo de prescripción.

En cualquier caso, si estás considerando iniciar una acción legal o tienes dudas sobre la prescripción de una acción judicial, es crucial buscar asesoramiento legal específico según tu situación para garantizar que se respeten los plazos legales y tus derechos.

Artículos relacionados

Pareja de hecho
Familia
Abogado

LA PAREJA DE HECHO EN ESPAÑA

En España, la pareja de hecho se refiere a dos personas que mantienen una relación de convivencia estable y pública, con una voluntad de permanencia

Leer más »
Scroll al inicio
Tu despacho de abogados

Le llamamos

Cumplimente el siguiente formulario y nos ponemos en contacto con Ud.

× ¿Cómo puedo ayudarte?